kolokao     Fecha  25/03/2016 14:18 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows NT


Volver al foro Responder Chicas, estudiad ciencia   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Pues sí que puede ser divertido esto de la ciencia.

No sólo consiste en arduos refinamientos matemáticos del viejo tema de separar la perla falsa del montón de perlas buenas para saber el número mínimo de pesadas necesarias dado cualquier número de perlas, ni las ondas gravitatorias esas, ni si de la luz da la vuelta a la esquinas, ni de la apasionante carrera de las manchas solares y de nuestros esfuerzos por conocerlas que nos cuenta el doctor Sanchez Abeledo por ahí abajo.

Ni siquiera en los muchos y de más aparente interés asuntos como porque un motor que quemara hidrógeno para nuestros coches sería aparte de mucho más peligroso que los actuales, totalmente ineficaz para resolver nuestros problemas energéticos lo hagamos como lo hagamos, por imperativo de la misma naturaleza del universo. Ni cómo ni porque unas cantidades tan reducidas de uranio y plutonio convirtieron el máximo logro civilizatorio, la ciudad, en un infierno en segundos con sólo juntar sus masas y exceder una cantidad crítica.

Todas estas cosas no son que objetos puntuales a los que dirigir nuestra atención, nuestra mirada indagatoria, pero son secundarios por definición.
Lo que importa es la mirada.
Por evolución, nuestros mecanismos de percepción y nuestro módulo de análisis, es decir, nuestros sentidos y nuestro cerebro, se han especializado en ser inquisitivos. El homínido primitivo que miraba debajo de aquella roca que se movía un poquito para coger el lagarto y echarlo a la olla, ciertamente el comía más, follaba más y se reproducía más y transmitía la tendencia a hacerlo, la curiosidad es un alelo "favorable", la curiosidad tenía una lógica, una finalidad, en si.

Hoy en día no echamos lagartos a la olla, pero aquella curiosidad desarrollada evolutivamente durante tantos milenios no ha desaparecido, está ahí, es parte de nuestra naturaleza.

Es así que nuestra necesidad de saber, de sondear el abismo, independientemente de su resultado práctico, resuelve una necesidad básica muy asentada en los circuitos neuronales, de averiguar que hay debajo de la piedra, detrás de la montaña o porque no caen sobre nosotros esos guerreros que hay alrededor de los millones de fuegos de campamento que arden por la noche en el cielo.
Y además, da un gusto que flipas, de verdad y si no es así...

¿Como es que habéis llegado al final de este post tan aburrido?

K.

"Debemos estudiar la ciencia de los números, pues la mayoría de nuestros pecados son meros errores de cálculo" (Pitágoras)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

Imagen:

http://img.desmotivaciones.es/201203/1mordisco.jpg
 

Respuestas (6)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje