DrSolaris     Fecha  5/09/2016 15:38 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Linux


Volver al foro Responder Exista o no lo infinito, las perspectivas nunca pueden sobrar...   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Te pido perdón por no responder antes a tu excelente contribución, Allegra, perdiendo también la oportunidad de saludarte hasta ahora. He estado el par de semanas viajando, y, desde mi telefonillo cutre resulta algo difícil navegar por ésta página. Y cazar Pokémons, ¡tampoco es opción!

Como al post de referencia de cierto antiguo conforista nuestro (R1), también aquí quisiera comentar "por puntos".


Re: la carga de prueba sobre la causa...

Es curioso: el autor del post (R1) es, aparte de teólogo y estudioso de los "Padres de la Iglesia" por afición, ABOGADO y especialista en derecho penal. (Si no recuerdo mal, tu también vienes de Derecho, disciplina que en mi ver suele aplicar la lógica y la justicia antes que las fumetadas subjetivas). En mi ver, los abogados son los maestros en defender "la contraria" por amor al Arte. Así, a pesar de haber sido entrenado para defender la "presunción de inocencia", el referido (R1) lo cree aceptable INVERTIR aquí la carga de prueba, como si se tratara de una trama novelística algo diabólica de Kafka: en su dialéctica, el acusado por narices tiene que ser culpable, a no ser que logre demostrar su inesperada inocencia...
Bien estoy consciente de que "en teoría" puede requirirse una demostración de la negativa, en ocasiones, pero en la Ciencia empírica -que, como "mal menor" prefiero con creces a la Creencia (que ya suele resultar en la disonancia cognitiva)- se acostumbra reservar tal necesidad sólo para demostrar la EXISTENCIA de todas las cosas, para quizá poder adjudicar el "QED" a un postulado, una vez comprobado. Para bien o para mal (el método científico no és un "Dios" en cuanto infallible), lo "improbable" allí no tiene lugar.


Re: la creación por el Observador...

Nuestro "gran acto" de Creación, que yo haya igualado a la observación del que emane, no toca en absoluto al tema de la pre-existencia de las cosas observadas, ni si quiera a su "verdadera naturaleza", por eludir justamente toda observación. No sabemos lo que hay "allí fuera" de verdades, sólo catalogamos lo poco que percibimos. La ontología de las cosas -de las que catalogamos- no puede ser más: pero tampoco es menos. ¡Ya nos cualifica como Dioses!, digo yo, ya que la Divinidad misma haya sido siempre uno de nuestros conceptos propietarios. Lo ideamos, pues es nuestro...
Damos forma, "definimos" en acto (y efectivamente es una fuerza limitadora) a casi todo lo que vemos. Si no tenemos nombre para algo, ya tan fácilmente podría ese algo no existir. Mejor dicho, PARA NOSOTROS nada existe hasta que le demos nombre.
No seremos ni buenos, observando, pero observar es lo máximo al que podemos aspirar. Pues "algo es algo", y, si lo observamos y lo registramos será que de pronto lo hemos concebido (en cuánto nuestra mente llega). Somos buenos "clasificadores" en el exacto sentido de un Aristoteles, pues a más no llegamos si no es a la vez entrando en lo metafísico, del palo Platón: buscando de perdernos en lo intangible, el dominio de los hippies comeflores y los Místicos de toda la vida... "Con la iglesia hemos topado, amigo Sancho."


Re: el comienzo del tiempo...

Pudiendo llegar a estimar la curvación del espacio-tiempo en algunas otras dimensiones (como esos paralelismos sospechados que unos temerarios hayan querido etiquetar "Multiverso"), quizá un día llegaremos a definir el "tiempo al tiempo," más allá de nuestras galaxias. Un problema de explorar los paralelismos (si llegamos a hacerlo) será que de entrada su existencia elude a toda "definición": nos faltan parámetros, conceptos, a los que relegarlos. Aún así, a tanto se atreven a aspirar algunas ramas especulativas de las físicas. Efectivamente, aquí no habrá que esperar nada circular, cuando el círculo pertenece sólo a nuestras dimensiones medibles -griegas o Newtonianas- "de toda la vida".
Tendríamos que dejar de lado tales conceptos como de "la misma agua que pasa dos veces por el río", ya que, de haber pasado por allí una vez, al salir de allí tan posiblemente ya habrá CAMBIADO y dejado de ser "la misma agua"... Serán las mismas moléculas, los mismos átomos, quizá, pero nos sugieren las físicas cuánticas que a nivel sub-particular la EXPERIENCIA de pasar por el río tiene que cambiar al agua... Ni sabríamos decir si el agua es inteligente o consciente, por ahora, ni cómo definieramos la vida anímica, si de ella pudiese depender la inteligencia o consciencia. Y ya parece esto antes la metafísica, por mucho que lo quisieramos evitar :)
En cuanto a lo infinito (y lamento no haber leído a Borges), antes creo que sea un constructo "idealista" desde nuestra ignorancia profunda. Estoy con Giordano Bruno, el ex-Dominicano hecho místico Hermetista, que se ha empleado del concepto "infinito" del Universo tan sólo para proyectar un ideal estético teológico: no una realidad concebible.


Re: "Tal como arriba, abajo"...

Si A=B, B=A. Que el total a veces nos parece algo mayor a la suma de sus partes, no quita el hecho, que, habremos proyectado "allí arriba" lo que pudimos observar "aquí abajo". Todo sale de nuestra fuerza concebidora, nuestra imaginación. Ese ente transcendental pues lo somos nosotros. Omnipotentes y lo que se le haya atribuído, también lo seremos, al menos en cuanto podemos decir que comprendemos las etiquetas: siendo consecuentes, pudiendo o no demostrarlo, de nuestra propiedad será el concepto (en cuanto completo) a su base.
Que en la práctica realicemos o no nuestro (omni)potencial, pues quedará tan imposible como improbable sea la existencia de un "Dios" fuera de nuestras mentes. Personalmente, no creo necesario que un tal "Dios omnipotente" existiese, y si otros lo han llamado a existir, pues exijo que ellos asumen la plena responsabilidad por el mismo: los razonamientos argumentativos TIENEN que aplicarse, allí como en la Ciencia, condicionales de la epistemología: si algo se ha escrito, lo escrito tiene un autor al que poder exigir explicaciones... :)


Re: La "utilidad" de esa idea de Dios...

Concuerdo con lo que observas, acerca de la "autoayuda" contra las angustias y de su posible origen "endógeno" de todos los remedios, fueren los Dioses del Olimpo o los Neteru egipcios y tales principios cósmicos que se sumasen en nuestro poder imaginativo. Sin duda, desde salir la Humanidad de las cavernas a buscar comida por el bosque, habremos experimentado con las setas mágicas y las hierbecitas raras, a cada oportunidad.
Sin embargo, en cuánto se haya podido proporcionar brújulas morales a los de a pie (y no es que los líderes o aspirantes a líderes religiosos no tuvieran razones por proporcionarlas), hoy queda por dudar: sugiero que a veces nuestra ambición era demasiado grande. A juzgar por las prácticas de la tan "Santa" Inquisición de toda la vida o del Estado Islámico de los últimos años, siempre ha habido lugar para mejoras...


Quizá debieramos montar una religión nueva para las masas, no basada en dioses aterradores sino en algo más inocuo, uhhmmmm... como en los Pokémon... ¿No?                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

Imagen:

http://i67.tinypic.com/2uicjlw.jpg
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje