kolokao     Fecha  14/05/2016 10:40 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows NT


Volver al foro Responder Reflexiones sobre el derecho al trabajo   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Ningún problema hay con el "derecho" al trabajo".

Nadie te pondrá pegas si te pones a arrancar olivos junto a una cuadrilla que lo hagas. Ningún capataz te pondrá pegas serias (quizá alguna relativa a seguros obligatorios y cosas así) si pillas un pico y se posicionas al lado de quienes cavan una zanja.
Incluso si trazas el diseño de un puente y tus especificaciones de material y cargas son correctas, no tendrian problema en incorporar tu proyecto, con las convenientes modificaciones.

Trabajar es malo de suyo y no hay problema serio para que lo hagas. El problema está en pagarte por ello.
Cuando las masas se manifiestan pidiendo trabajo, lo que en realidad piden es sueldo, salario. Dinero en suma.

Pero el dinero en realidad no es más que valor de cambio, una "forma equivalente" del valor de las mercancías y servicios para poder intercarbiarlos sin tener que buscar la parada concreta del mercado donde intercambian exactamente lo que queremos por lo que ofertamos.
Es decir, lo que pedimos cuando reclamamos ese supuesto "derecho al trabajo", en realidad, son bienes, ofreciendo a cambio cierta contraprestación en servicios por nuestra parte.

Así pues el problema no es el trabajo ese, ni la negligencia de las Administración esa (administran la re publica, los bienes comunes, no tu disponibilidad de bienes particulares, pierde toda esperanza).
El problema es la distribución de bienes y servicios y las reglas de contraprestación.

En principio, parace evidente que estas reglas debería determinarlas la libre concurrencia del mercado bajo la supervisión de la ley para evitar situaciones de abuso o desamparo.

Pero esto es una ficción. La mejor manera de vender, es el monopolio, que nadie pueda fabricar/vender lo que tú. Otra es ponerte de acuerdo con los otros fabricantes/vendedores para vender al mismo precio, o dentro de un abanico que, aun dejando lugar a la competencia, reduzca el intervalo de depreciación. Otras puedes ser el obligar a comprar o a la inversa, obligar a venderte al precio determinado por el comprador si este puede quemarte la casa si no se lo vendes, etc.

Esto hace que sea muy necesaria la supervisión administrativa para restablecer la puridad del intercambio y, a la vez, garantizar en lo posible una participación mínima vital en los bienes a quien no pudiese intercambiar.
El problema es que la supervisión administrativa, el arbitraje del mercado, labor especifica del Estado según Lenin, es ejercida por un árbitro que, a la vez, participa de él, quiero decir, que va a la plaza para mantener sus particulares relaciones de intercambio. Para comprar los garbanzos.

Eso hace que ese presunto arbitro este sujeto a esas mismas presiones de que hemos hablado antes por parte de quien tenga capacidad de hacerlas, para alterar el funcionamiento del mercado y de sus medios de regulación.
Así, su función arbitral será tramposa y tenderá, logicamente, a pitar más "penaltis" a quien menos capacidad tenga de influirle y que a quien si.

Y está claro que tú o yo tenemos menos capacidad de influirle que FERROVIAL o NAVANTIA.

¿Como resolver estas cuestiones? Pues supongo que este es asunto polémico sobre el que es difícil aventurar juicios y sobre el que deberemos seguir debatiendo en futuros posts.

Pero sinceramente, no me parece que me resuelva con que "dejen de ser malos" o "no nos dejen tirados como a perros" ni moralismos parecidos, sino con reformas estructurales que debemos dilucidar.

K.

"El dinero no es felicidad... felicidad es gastarlo" (Stuart Mills)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

Imagen:

http://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/Bibliotecas/Subtema%20BPM/Centros%20interes%20y%20guias/Guias/7pecados/Imagenpecado/ficheros/1%20El%20cambista%20y%20su%20mujer-Quentin%20Massys.jpg
 

Respuestas (3)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje