irichc     Fecha  4/02/2006 15:25 
Host: 103.red-62-57-188.user.auna.net    IP: 62.57.188.103    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Bergson. La vida y el "élan".   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Volvemos, pues, a la idea de que partimos: "el impulso (élan) primario de la vida que pasa de una generación de gérmenes a la siguiente por intermedio de organismos desarrollados que constituyen el lazo de unión entre los gérmenes. Este impulso, al conservarse en las diferentes líneas de evolución entre las que se divide, es la causa profunda de las variaciones, al menos de las que se transmiten regularmente, se adicionan y crean especies nuevas".

Aceptada esta hipótesis se explicará el hecho de que las especies, aun divergiendo cada vez más, al llegar a ciertos puntos definidos evolucionen de idéntica manera. Veámoslo en el ejemplo de la formación del ojo en moluscos y vertebrados. La estructura ocular es de una complejidad suma y, sin embargo, la visión es un hecho simplicísimo. Este sorprendente contraste debía habernos abierto los ojos. En general, cuando un mismo objeto aparece a la vez como simple y como infinitamente compuesto, es que los dos aspectos no son igualmente reales. La sencillez pertenece al objeto, pero la complicación a las vistas parciales que de él toma nuestra inteligencia para representárnoslo. Si levanto la mano, este movimiento sentido por dentro es un acto simple e indivisible; visto desde fuera, es el recorrido de una curva en la que puedo distinguir infinidad de puntos. Para reconstruir el movimiento con la inteligencia tengo que distinguirlos y reunirlos en cierto orden, mas el movimiento en su simplicidad indivisible no está hecho de elementos separables sino que pone a la vez todas las posiciones sucesivas y su orden, más otra cosa que es la esencial: la movilidad. Así también en el ojo hay algo más que las células componentes y su coordinación. Si sólo hubiera éstas en la complicación y número que la inteligencia nos las muestra, habría que atribuir a la naturaleza "el más formidable de los trabajos de Hércules al pretender que ha alzado hasta el acto simple de la visión una infinidad de elementos infinitamente complicados cuando no le ha costado hacer un ojo más que a mí levantar la mano".

Acostumbramos a representarnos la organización como una fabricación. Se fabrica reuniendo partes de materias talladas de manera que encajan mutuamente; este trabajo va de lo múltiple a lo uno y de la periferia al centro y es tanto más eficaz cuanto de más materia dispone. Por el contrario, el acto de organización de un ser vivo es algo explosivo, parte de un mínimo de materia (por ejemplo, el espermatozoide), de un punto matemático o centro y se propaga por ondas concéntricas. Además, mientras la fabricación procede por asociación y acumulación, la organización (véase el embrión) lo hace por disociación y desdoblamiento. Aún hay otras diferencias más profundas. Para hacer una máquina elaboro separadamente las piezas y luego las reuno; después, la máquina deja ver las piezas y su reunión. Un aparato organizado representa todo el trabajo organizador, pero "la materialidad de esta máquina no representa ya el conjunto de medios empleados sino de obstáculos vencidos". "La creación del aparato visual no se explica por la reunión de sus elementos anatómicos como la perforación del canal no se explicaría por la tierra acumulada en sus márgenes". Esta tierra ha sido justamente lo que ha sido preciso quitar para hacer el canal. Un símil lo aclarará mejor. Imaginemos que la mano, en vez de moverse en el aire, lo hace entre limaduras de hierro que se comprimen y resisten a medida que la mano avanza. Cuando ésta se detiene las limaduras dibujan la forma de la mano. Supongamos a ésta invisible: un espectador explicaría la forma que toman las limaduras por éstas mismas y sus interacciones. Pero en realidad, la forma no es más que la forma de la resistencia, y expresa negativamente, por así decir, el acto indiviso de la mano. Cuanto mayor es el esfuerzo de la mano más se hunde en las limaduras, pero allí donde se detenga inmediatamente, las limaduras se equilibrarán y coordinarán instantáneamente. Del mismo modo, cuanto más avanza el acto indiviso de la visión, la materialidad del órgano está compuesta de un número más considerable de elementos, pero la coordinación y el orden son siempre completos y perfectos. Así, los sucesivos perfeccionamientos de la visión, desde la mancha pigmentaria del infusorio, el ojo rudimentario de una sérpula, el ojo ya diferenciado del alciope, el maravilloso ojo de un pájaro, al del hombre, por desigual que sea su complicación, presentan todos la misma perfecta coordinación. Por esto, si en dos especies alejadas la marcha hacia la visión ha ido igualmente lejos, ambas tendrán el mismo órgano visual. De este modo, la vida es como un impulso invisible que va vaciando la resistencia de la materia bruta y cuanto más penetra en ella opera sobre más elementos materiales que va dejando en las márgenes como el río hace con las arenas del delta.

Al hablar de la marcha hacia la visión parece que introducimos la idea de finalidad. Así sería en el caso de que esa marcha exigiera la representación consciente o inconsciente de una meta, pero la verdad es que se realiza por virtud del impulso original de la vida "implicado en ese movimiento mismo". "La vida es, ante todo, una tendencia a actuar sobre la materia bruta, pero el sentido de esta acción no está predeterminado; de ahí la imprevisible variedad de formas con que la vida va dejando sembrado el camino en su evolución". Si hubiera una meta, no habría tal variedad. No hay un solo camino. La vida irrumpe en la materia bruta diversificándose en mil caminos con el afán de incorporársela para formar seres vivos -especies e individuos- ensayando infinidad de formas, unas que se frustran, otras que progresan y otras que regresan.

Bergson. La evolución creadora.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje