irichc     Fecha  12/07/2004 02:21 
Host: dom1-196.menta.net    IP: 212.78.152.196    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Bodino. Crítica al hado y al Dios inmanente de los peripatéticos.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
TORALBA: Si es verdad lo que escribe Aristóteles, que nadie es digno de alabanza o de reproche por lo que hace de necesidad, realmente piensa que el Dios eterno no merece ninguna alabanza o agradecimiento por lo que hace por nosotros, pues está obligado a hacerlo por necesidad. De ello también se sigue que Dios está libre de procurar todas las cosas, pues la providencia se ve en sólo dos: primero, en que una cosa exista, y segundo en que esté bien. Y la necesidad excluye ambas, porque la serie necesaria de causas hace el orden de las cosas estable e inmutable, de suerte que quien estuviere en un horno no puede ser arrebatado de las llamas ni mirar por su salud contra la fuerza de la naturaleza. Pero suprimida la providencia (con la que todas las cosas existen, las que vemos y las que no vemos) forzoso es que el mundo se pierda. Por no atreverse Aristóteles a confesarlo, tomó el dicho de Platón en el Fedón: "Concuerda con la razón que Dios no tenga ningún cuidado de nosotros". El mismo Platón llama a Dios en el Político: "pastor del género humano".

SENAMO: Este argumento de que suprimida la providencia, el mundo se hunde, puede parecer probable, pero no convincente. Porque si Dios mira por el todo, lo hace por sí mismo o por el mundo; no por sí mismo, porque fácilmente puede privarse del mundo, de lo contrario no sería pleno en sí mismo, autarkéstatos, como lo llaman Platón y Aristóteles. También Él se llama Shaddai a sí mismo, es decir, plenamente suficiente. Y no prové al mundo por el mismo mundo, porque el mundo sería el fin de Dios, y por el mundo sería bienaventurado; pues siempre es más noble el fin que lo que se dirige al fin.

TORALBA: Este argumento, Senamo, lo utilizó Alejandro [de Afrodisia] para defender los postulados de Aristóteles. Pero él se aleja muchísimo de esta tesis: pues "decir, según él, que Dios no quiere ocuparse de nosotros, es ajeno a la majestad divina; es de malvados e inicuos no querer procurar lo mejor, si puedes".

SALOMON: El argumento de Senamo parece convencer en parte, al decir que no es congruente con la divina majestad hacer algo por otro antes que por sí mismo. "El Señor, dice, da a cada uno su destino, al malvado el día funesto". Y no era más bienaventurado y mejor con la creación y cuidado del mundo que antes. Se complace en sí mismo, para hacer ver su poder a las cosas creadas e inteligentes, no guiado por ninguna necesidad, ni por ninguna felicidad mayor.Y no puede deberse a odio, el que no haga cosas mejores de las que puede hacer. Proclo no definió suficientemente bien la eternidad del mundo, puesto que la naturaleza de las cosas caducas es tal, que ninguna puede o debe igualarse en grado de tiempo o felicidad al Creador todopoderoso.

CORONEO: Todavía no me parece explicada la cuestión de qué modo la primera causa es inmutable, si cambia el orden y sucesión de las causas inferiores. Pero si la progresión de las causas inferiores es inmutable, habrá que confesar que este mundo existe necesariamente y habrá que concluir que lo que sucede es por fuerza y poder inmutable y necesario de las causas superiores.

SALOMON: Dios da testimonio de sí mismo: "El Señor es un Dios eterno, y creó los confines del orbe, no se cansa, no se fatiga, es insondable su inteligencia". También: "Ellos perecerán, tú permaneces, se gastarán como ropa, serán como vestido que se muda". Estas palabras significan que la majestad y naturaleza divina siempre es estable y eterna, pero no eliminan la voluntad libre de Dios, sino que la confirman.

SENAMO: Pues, ¿qué se quiere decir con este verso:

"Los hados rigen el orbe y todo está determinado por una ley cierta"?

(...)

Luego, ¿qué se hará a Platón que, siguiendo la opinión de Homer, finge que Júpiter tiende una cadena de oro desde el cielo, si negamos que la serie sde causas naturales es inviolable y totalmente inmutable?

TORALBA: Opino que Homero se explica suficientemente cuando reconoce que aquellos dioses inferiores pueden proceder del superior, del supremo.

SALOMON: Creo que la cadena homérica no es otra cosa que lo que se expresó con la escala al patriarca Jacob en su visión nocturna. En el vértice está Dios, por ella descienden los ángeles de lo alto del cielo a la tierra y por ella vuelven a subir al cielo.

OCTAVIO: Proclo el Académico y Plutarco parecen confirmar la tesis de Salomón, pues sitúan los demonios entre la naturaleza de los dioses y la de los hombres, llevando lo divino a los hombres y lo humano a los dioses. Pero la diferencia está en que llamó Dios con el nombre de demonio, y entre los demonios tan sólo se comprenden los kakodaímonas, demonios malos. Más aún, Platón llamó a Dios "el más grande de todos los démones". Y los académicos más recientes con mayor frecuencia llamaron a éstos negligentes y malos.

TORALBA: De ambas interpretaciones se sigue que ángeles y demonios tienen una fuerza menor que Dios, pero mayor que los hombres. Este poder y fuerza, no obstante, sería igual al de Dios, si Dios estuviera obligado a actuar de necesidad, pues la causa es más poderosa cuanto mayores virtualidades tiene. Si la causa primera actuase por necesidad, el poder de todas las causas contingentes sería infinito, y lo finito no puede tener potencia infinita.

CORONEO: En efecto, este argumento sería muy eficaz, si el antecedente se concluyese mediante demostración.

TORALBA: Todo lo que actúa según naturaleza, realiza el máximo de su poder y facultad, v.gr., el fuego quema hasta el extremo, no de manera suave o dentro de unos límites, sino cuanto le es atribuido por naturaleza. Luego si la primera causa actúa según naturaleza, como quiere Aristóteles, lógicamente infunde toda su fuerza, que ciertamente es infinita, en la causa segunda, por la misma razón las causas segundas otorgan fuerza infinita a las causas terceras, y éstas a las siguientes hasta llegar a las últimas; es decir, lo que es finito, fluctuante, caduco, se enriquece y aumenta con cierta fuerza y poder infinito. Así lo confiesan todas las familias de filósofos incluidos los epicúreos, existe una primera causa de infinito poder y bondad. Y de ese modo se igualaría el poder de todas las causas, la causa segunda con esta potencia infinita, uniéndose al cielo finito y acabado no actuaría ni se movería el tiempo. Esto parecía tan absurdo a Averroes, que apartándose de la tesis de Aristóteles separaba la causa primera del movimiento del cielo y unía la causa segunda con el primer orbe y finito, para no mezclar lo finito a lo infinito, lo duadero a lo caduco en una serie de conexión necesaria. Esta conexión necesaria es tanto más absurda cuanto todas las mentes y formas separadas de la materia simultáneamente dependen de la causa primera, como escribe Aristóteles. Esta opinión la rechazaron Avicena y Averroes siguiendo a los académicos, porque afirman que la causa segunda se deriva de la primera, la tercera de la segunda, y así sucesivamente.

SENAMO: Esta demostración de Toralba es conclusión aguda y sutil, pero por ella se destruye todo el orden de la naturaleza.

CORONEO: ¿De qué modo?

SENAMO: Lógicamente las causas de las cosas de las que se tiene ciencia son necesarias. Pero la demostración de Toralba elimina la necesidad de las causas, luego conviene que se destruya la ciencia de la naturaleza, puesto que no puede haber constancia de ciencia de aquello que sucede al azar o se puede dar de otra manera que la de buscar un tesoro.

TORALBA: Las cosas naturales no se hacen por casualidad, al azar, ni con un orden ciego, sino que suceden por sus mismas leyes, de suerte que una vez puesta la causa se siga el efecto, a no ser que todas se vean impedidas por la voluntad divina, algunas por la humana, o muchas por fuerza de demonios. Si retienes la piedra para que no se caiga o el fuego para que no se levante, no por ello se destruye la convicciín de que la piedra tiende hacia abajo porque pesa, y el fuego hacia arriba porque es ligero.

OCTAVIO: Del razonamiento de Toralba colegimos que la primera causa es libre, no natural, no violenta. Porque si se viera forzada, en Dios no habría voluntad libre y sería necesario que fuese forzada por una causa superior, igual o inferior. No por una superior, porque nadie es superior al supremo; no por una igual, porque no lo sería, si pudiera ser forzado; no puede ser obligado por sí mismo, mucho menos por una causa inferior o más débil, pues la causa superior es tan rica en tantas y tan grandes obras que no puede ser mayor. Luego la naturaleza de Dios no sería poderosísima y excelente, si se sometiera a aquella necesidad y naturaleza con la que se rigen el cielo y la tierra y todo este mundo, y aquella fuerza y poder estarían dotados de una fuerza mayor y mejor que el mismo Dios.

(...)

SENAMO: También escribe Aristóteles que el mundo es sostenido por la causa primera.

TORALBA: Sí, pero él cree que necesariamente y por ello dice que es eterno. Pues si el mundo depende de una causa voluntaria, como confío en que está demostrado, por su propia naturaleza no puede ser eterno. Porque tiene que haber dos principios de acción, uno se guía por el impulso de la naturaleza, otro sin necesidad, ya sea para engendrar y crear, ya para cuidar y tutelar las cosas creadas. Así, pues, al estar demostrado que la causa eficaz y conservadora del mundo está totalmente libre de los hados y de las leyes de Adrastia, y la voluntad no es la misma esencia, se sigue que su obra puede ser abandonada por él, cuando él quiera. Es lógico que al abandono siga la destrucción, pues nada puede hacerse o conservarse por sí mismo; por esto mismo, no es eterno lo que para su conservación depende del arbitrio y voluntad de otro. Avicena, príncipe cultísimo, lo entiende y dice que la creatura no es nada y existe de la nada según su esencia por la primera causa. Y la primera causa no puede existir, si el mundo es eterno. De ello se sigue otra prueba no menos eficaz y útil que la anterior. Pero temo cansaros con un discurso tan largo.


Bodino. Coloquio de los siete sabios sobre arcanos relativos a cuestiones últimas.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje