irichc     Fecha  21/05/2003 01:15 
Host: dom13-115.menta.net    IP: 62.57.116.115    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Clemente de Alejandría. Si la religión es más antigua que la filosofía, y cuál prevalece.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Hablaremos un poco más tarde acerca de las ideas que fueron sustraídas por los filósofos a los hebreos, pero antes, para proceder con orden, es necesario hablar de la cronología de Moisés, a fin de probar de manera irrefutable que la filosofía hebrea es la más antigua de toda sabiduría. Ahora bien, acerca de esa cronología habló críticamente Taciano en el Discurso contra los griegos, y también fue tratada por [Julio] Casiano en el libro primero de las Exegéticas. La mención igualmente exige que nosotros difundamos lo que ya se ha recordado al respecto. Apión, el gramático, apodado el Plistónico, en el libro cuarto de la Historia de los egipcios, y mal predispuesto respecto a los hebreos, como egipcio que era, por lo que también escribió un libro Contra los judíos, hace mención de Amosis, rey de los egipcios y de sus gestas, basándose en el testimonio de Ptolomeo Mendesio. Sus palabras dicen así: "Amosis, contemporáneo de Ínaco el argeo, construyó el lago Avaris, como escribió Ptolomeo Mendesio en su Cronología". Ptolomeo mismo, que era sacerdote, expuso las gestas de los reyes de Egipto en tres libros completos, y afirma que fue en tiempos de Amosis, rey de Egipto, cuando los judíos salieron de Egipto conducidos por Moisés; de ahí se deduce que Moisés estaba en plena actividad bajo el mandato de Ínaco.

No obstante, afirmo que las tradiciones de Argos son las más antiguas de Grecia, que comienzan con Ínaco, como enseña Dionisio de Halicarnaso en su Cronología. Pero la historia Ática desde Cécrope, el hombre de dos naturalezas y autóctono, es anterior en todo aquello en cuatro generaciones, como expresa claramente Taciano; y nueve generaciones anterior a la historia de la Arcadia a partir de Pelasgo; también se dice que éste era autóctono. La historia de Ftiótida, a partir de Deucalión, es dos generaciones más reciente. Desde Ínaco hasta la época de los troyanos se cuentan veinte o veintiuna generaciones completas, lo cual hace, por así decirlo, más de cuatrocientos años.Y si la historia de Asiria, como en verdad afirma Ctesias, es bastantes años anterior a la de Egipto, resultará entonces que la salida de Moisés de Egipto, contemporánea al egipcio Amosis y al argeo Ínaco, tuvo lugar en el año cuatrocientos dos del reinado asirio y el el treinta y dos de la dinastía de Belucos VII. En Grecia, bajo el dominio de Foroneo, sucesor de Ínaco, tuvo lugar el cataclismo de Ógigo y el reinado de Sición, con Egialeo I, luego Europe, más tarde Telquines, y el de Cres en Creta. Además, Acusilao afirma que Foroneo fue el primer hombre que nació; de ahí que el poeta de la Foronides diga que él es el padre de los hombres mortales.

Por ello, Platón, en el Timeo, siguiendo a Acusilao, escribe: "Y una vez, habiendo decidido hablar sobre los viejos tiempos, comenzó a narrar los acontecimientos más antiguos de aquella ciudad de Foroneo, llamado el primer hombre, de Niobe, y del cataclismo que tuvo lugar después. En tiempos de Forbas vivió Acteón, de ahí que el Ática fuera llamada Actea. En tiempos de Triopas Prometeo vivieron Atlas, Epimeteo, el biforme Cécrope e Io. Bajo Crótopo tuvo lugar el incendio de Fetón y el diluvio de Deucalión. En tiempos de Stenelo tuvo lugar el reinado de Anfictión, la venida de Dánao al Peloponeso, y la fundación de Dardania por obra de Dárdano, quien, -como afirma Homero- es el primero que engendró Zeus, el amontonador de nubes, y el rapto de Europa desde Fenicia a Creta. Bajo Linceo tuvo lugar el saqueo de Core, el establecimiento del santuario consagrado a Eleusis, la institución de la agricultura por Triptolemo, la venida de Cadmo a Tebas y el reinado de Minos. En tiempos de Preto tuvo lugar la guerra de Eumolpo contra los atenienses. En la época de Acrisio aconteció la travesía de Pélope desde Frigia, la llegada de Ión a Atenas, el dominio de Cécrope II, y las gestas de Perseo, Dionisio, Orfeo y Museo".

Troya fue conquistada en el año dieciocho del reinado de Agamenón, en el año primero del reinado de Demofonte, hijo de Teseo, en Atenas, que tuvo lugar el doce del mes Thargélion, como dice Dionisio de Argos. Pero conforme a Agias y Dercilo, en el tercero de sus libros, tuvo lugar el día octavo antes de acabarse el mes de Panemo; según Helánico, el doce del mes Thargélion; y algunos recopiladores del Ática afirman que tuvo lugar el día octavo antes de acabar el mismo mes, en el último año del reinado de Menesteo, con la luna llena.

"La obscuridad ciertamente disminuyó",

dice el poeta de la pequeña Ilíada,

"y salió la luna resplandeciente".

Otros afirman que tuvo lugar el mismo día veintitrés del mes Scirophorión. Teseo, admirador de Heracles, es anterior en una generación a la guerra de Troya. En todo caso, Homero recuerda que Tlepólemo, hijo de Heracles, formó parte del ejército contra Troya.

Está, pues, demostrado que Moisés es anterior en seicientos cuatro años a la apoteosis de Dioniso, si ésta tuvo lugar en el año trigésimo segundo del reinado de Penteo, como afirma Apolodoro en las Crónicas. Desde Dioniso hasta Heracles y los héroes que acompañaron a Jasón en la nave de Argos se cuentan sesenta y tres años completos. Asclepio y los Dioscuros estaban con ellos, como testifica Apolonio de Rodas en las Argonáuticas. Desde el reinado de Heracles en Argos hasta la apoteosis del mismo Heracles y de Asclepio se contabilizan treinta y ocho años, según el cronista Apolodoro. De ahí hasta la apoteosis de Cástor y Pólux, otros cincuenta y tres años. Allí está muy próxima también la conquista de Troya. Pero si se puede confiar en el poeta Hesíodo, escuchémosle:

"Entonces Maya, hija de Atlante, dio a luz al ilustre Hermes,
heraldo de los inmortales, habiéndose subido al sagrado lecho.
Y Sémele, hija de Cadmo, dada al amor carnal,
engendró un magnífico hijo, el muy alegre Dioniso".

(...)

Ésas son las épocas de los filósofos y de los sabios más antiguos de Grecia. ¿Es necesario añadir que la mayoría de ellos fueron de origen bárbaro y fueron educados por bárbaros, si Pitágoras era de Tirrene o de Tiro, Antístenes de Frigia y Orfeo de Odrisa o de Tracia? También la mayoría afirma que Homero era egipcio. Tales tenía origen fenicio, como se dice, y estuvo relacionado con los profetas egipcios; lo mismo que Pitágoras, quien se hizo circuncidar por ellos para poder acceder a los santuarios secretos y aprender la filosofía mística de los egipcios; y frecuentó igualmente a los Caldeos y a los Magos más distinguidos, y su vocablo homakoeîon [asamblea común] significa obscuramente lo que nosotros llamamos hoy iglesia. Tampoco Platón niega haber importado de los bárbaros lo mejor de su filosofía, y confiesa públicamente haber ido a Egipto. En el Fedón afirma que el filósofo puede sacar provecho de todo, al escribir: "Grecia es grande, oh Cebes, responde aquel; en ella hay hombres buenos por doquier. Pero también es abundante la estirpe de los bárbaros".

Así, Platón presiente también que algunos filósofos son bárbaros, aunque Epicuro sostiene que sólo los griegos son capaces de filosofar. Y en El Banquete, elogiando a los bárbaros como los únicos que de verdad practicaron las leyes de forma eminente, Platón afirma: "También hay otros muchos filósofos en otras partes, tanto entre los griegos como entre los bárbaros, en honor de los cuales son muchos los templos que se han edificado por sus muchos hijos espirituales". Es evidente que los bárbaros estimaron de manera extraordinaria a sus legisladores y maestros, llamándoles dioses. Sostienen que las almas buenas, abandonando la región supraceleste, como piensa Platón, sufren el descenso a este nuestro infierno y asumen un cuerpo, y se hacen partícipes de toda clase de males y heridas de la raza humana; éstas almas establecieron las leyes y pregonaron la filosofía, "que es el mejor de todos los bienes que los dioses han enviado y jamás enviarán a la raza humana" (Platón, Timeo).

Me parece que también comprenden el gran beneficio que les llega a través de los sabios, cuya filosofía es oficialmente estudiada por los Brahamanes todos, por los Odrisos y los Getos, y el pueblo egipcio hace teología precisamente de sus opiniones, y también los Caldeos y los Árabes, denominados prósperos, al igual que la región Palestina, y la mayoría del pueblo Persa, y otros muchos miles de gentes. Es evidente que Platón admira continuamente a los bárbaros; recuerda cómo él mismo y Pitágoras han aprendido de los bárbaros las más numerosas y nobles de sus opiniones. Por ello, al afirmar "pueblo bárbaro" quiere decir raza de filósofos bárbaros; y así en el Fedro nos muestra que el rey egipcio es más sabio que el dios Theuth, al que identifica con Hermes. Más aún, en el Cármides indica que él conoce a determinados tracios, quienes afirman la inmortalidad del alma.

Se dice que Pitágoras fue discípulo de Sonchidis, el primero de los profetas; Platón fue discípulo de Sechnufis de Heliópolis, y Eudoxo de Cnido [lo fue] de Jenófanes el egipcio. En el Diálogo sobre el alma, Platón señala de nuevo que conoce la profecía, ya que admite un profeta que da a conocer el dicho de Laques sobre la suerte de las almas y la predicción del futuro. También en el Timeo introduce al muy sabio Solón, que aprende de la mano de un bárbaro. He aquí lo que dice: "Oh Solón, Solón, vosotros, griegos, permanecéis siempre niños; no existe ningún griego anciano. No poséeis una doctrina canosa por la edad". Se dice que Demócrito se apropío de las enseñanzas morales de los mismos babilonios, porque en sus propios escritos se ha encontrado una descripción de la estela de Ahikar y que manifestó por sus mismas palabras, al escribir: "De entre mis contemporáneos, yo he sido el que ha recorrido más tierra, el que ha investigado las cosas más remotas, el que ha conocido más climas y continentes, el que ha escuchado a los hombres más elocuentes, y nadie me ha superado en la composición de figuras geométricas acompañadas de demostraciones, ni los llamados 'arpedonáptos' de Egipto, con quienes yo he vivido en total cinco años como vecino en tierra extranjera". Efectivamente, visitó Babilonia, Persia, Egipto y fue discípulo de los Magos y de los sacerdotes. Pitágoras mismo emuló a Zoroastro, el mago persa, y los defensores de la secta de Pródico se glorían de poseer libros secretos de aquel hombre.

Clemente de Alejandría. Strómata I.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje