irichc     Fecha  20/02/2004 21:41 
Host: dom3-146.menta.net    IP: 212.78.154.146    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Kant. Análisis de la noción de existencia.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
1. La existencia no es en absoluto un predicado o una determinación de lo que es.

(...)

Sin embargo, nos servimos de la expresión "existencia" como de un predicado, y podemos hacerlo con toda seguridad y sin temor de error en tanto no nos propongamos deducirla a partir de conceptos meramente posibles, como acostumbramos a hacer cuando queremos demostrar la existencia absolutamente necesaria. La buscamos en vano, pues, entre los predicados de un ser posible; ciertamente, la existencia no se encuentra allí. En efecto, en el caso donde, en el lenguaje corriente, el término "existencia" aparece como un predicado, no se trata tanto de un predicado de la cosa misma como de la idea que tenemos de ella. Por ejemplo, la existencia se afirma del caballito [unicornio] de mar, no del de tierra. Lo cual sólo significa que la representación del caballito de mar es un concepto de experiencia, es decir, la representación de una cosa existente. Esto es así porque, para mostrar lo bien fundado de esta proposición concerniente a la existencia de dicha cosa, no buscamos en el concepto de sujeto, ya que en él sólo encontramos predicados de la posibilidad, en base al origen del conocimiento que tengo de ellos. Decimos: "Lo he visto" o "lo he aprendido de los que lo han visto". Se trata de un modo más correcto de expresarse que decir: "Un caballito de mar es un animal existente", por lo que, contrariamente, diremos: "A cierto animal marino existente convienen los predicados que concibo contenidos en la noción de caballito de mar". No diremos: "Los hexágonos regulares existen en la naturaleza", sino: "A ciertas cosas de la naturaleza, como las celdas de las colmenas de abejas o el cristal de roca, convienen los predicados que concebimos contenidos en la noción de hexágono".

(...)

2. La existencia es la posición absoluta de una cosa, distinguiéndose también por ella de todo predicado que, en tanto que tal, nunca es aplicado a otra cosa más que de modo meramente relativo.

He aquí por qué la propia existencia no puede ser un predicado. Cuando digo: "Dios es una cosa existente", da la impresión de que expresara la relación de un predicado con un sujeto. No obstante, también se da una incorrección en esta forma de expresarse. Para ser precisos deberíamos decir: tal cosa existente es Dios, esto es, a una cosa existente le convienen los predicados que, tomados al mismo tiempo, son designados por el término Dios. Dichos predicados se atribuyen relativamente al sujeto, pero la cosa misma, con todos sus predicados, es puesta absolutamente.

(...)

3. ¿Puedo decir que en la existencia hay más que en la mera posibilidad?

(...)

Así pues, a fin de suprimir en tan sutil materia todo lo que pueda conducir a la confusión, diré: en cualquier cosa existente no hay nada más que en una cosa meramente posible (ya que nos referimos a sus predicados), aunque una cosa existente es más que cualquier cosa meramente posible, dado que ello concierne también a la posición absoluta de la propia cosa. Igualmente, en la mera posibilidad no presuponemos a la propia cosa, sino simples relaciones de una cosa con cualquier otra según el principio de contradicción, y queda sentado que, en el fondo, la existencia no es de ningún modo el predicado de una cosa.

Kant. El único argumento posible para una demostración de la existencia de Dios [Traducido del francés].                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje