irichc     Fecha  2/09/2003 01:58 
Host: nscbvia1.rs1.nuria.telefonica-data.net    IP: 213.0.176.13    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Leibniz. Dios e infinito.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Tres grados de infinito

Yo suelo decir que son tres los grados del infinito: el ínfimo, por ejemplo, el de la hipérbola asintótica; a este grado suelo llamarlo solamente un infinito mayor que cualquier otro asignable, cosa que puede decirse de todos los demás. El segundo, es lo máximo en su género, como la máxima extensión de todas es el espacio entero y como la máxima sucesión de todas es la eternidad. El tercer grado de infinito, que es el sumo, es, él mismo, todas las cosas; infinito éste que está en Dios, pues solo Dios es todas las cosas (unus omnia), pues en Él se contienen los requisitos para la existencia de todo lo demás. Anoto estas cosas de paso.

He aquí una observación notable sobre el infinito: habiendo un infinito mayor que otro, se dará acaso uno que sea más eterno que otro, igual que una cosa puede ser anterior a cualquier tiempo imaginable y, sin embargo, eterna, pues su tiempo no será infinito absolutamente hablando, sino sólo por relación a nosotros. Por tanto, hubo un tiempo en que no existió, pero ese tiempo está a una distancia infinita. Igual que hay una línea infinitamente pequeña con relación al punto.

* * *

Que Dios no es el alma del mundo

Puede demostrarse que Dios no es el alma del mundo. Pues el mundo, o bien es finito, o es infinito. Si es finito, síguese que Dios, que es infinito, no puede llamarse alma del mundo. Mas, aunque se suponga que el mundo es infinito, no es un ente uno o un cuerpo uno por sí (según hemos demostrado en otro lugar que el infinito numérico o de cantidad ni constituye una unidad ni es un todo, sino que sólo el infinito en perfección constituye una unidad y un todo); y así, [un ente que no es uno por sí] no puede tener alma. Y es que el mundo infinito no es un ente y un todo más de cuanto lo sea el número infinito del que ya demostró Galileo que no es ni un uno ni un todo.

Hay otros argumentos como el de que Dios está produciendo continuamente el mundo, mientras que el alma no produce a su cuerpo, [es decir, no lo crea de la nada].

Leibniz. Escritos matemáticos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje