irichc     Fecha  11/01/2004 08:31 
Host: dom12-232.menta.net    IP: 62.57.115.232    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Leibniz. Fuerza, antitypia, mónada.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
[Que la extensión no es substancia]

Descartes intenta demostrar que el cuerpo consiste únicamente en la extensión, tras enumerar y rechazar otros atributos. Pero debía haber mostrado que dicha enumeración era suficiente. Además no los rechaza todos correctamente, pues quienes admiten la existencia de átomos, es decir, de cuerpos sumamente duros, no dicen que la dureza consista en que el cuerpo no ceda al movimiento de nuestras manos, sino en que conserve su figura. Y los que opinan que la esencia del cuerpo es la antitypia o impenetrabilidad, no sacan su noción de lo que hacemos o dejamos de hacer con las manos, ni en general de lo que sentimos, sino del hecho de que un cuerpo cualquiera nunca cede su lugar a otro semejante a él, a menos que sea desplazado a otra parte. En efecto, imaginemos un cubo con el que choquen al mismo tiempo y con la misma velocidad otros seis cubos, semejantes al primero y entre sí, de tal modo que cada uno de ellos coincida exactamente por una de sus caras con una del primero; en tal caso será imposible que cambie de lugar el cubo que recibe el choque o alguna de sus partes, tanto si es rígido como si es flexible. Pero si suponemos que el cubo del medio es una extensión penetrable, esto es, un puro y simple espacio, entonces aunque aquellos seis cubos choquen entre sí por sus aristas, nada impedirá, si son flexibles, que sus partes medias entren en ese lugar cúbico.

Vemos así que no es lo mismo la dureza, que pertenece a algunos cuerpos, que la impenetrabilidad, que es propia de todos, y que Descartes debería haber tenido en cuenta ésta no menos que aquélla.

* * *

[Que el movimiento no equivale a la fuerza]

Si el movimiento no es más que el cambio de contacto o proximidad inmediata, entonces nunca puede decirse cuál es la cosa que se mueve. Pues así como en astronomía los mismos fenómenos se demuestran con hipótesis diferentes, también se podrá atribuir movimiento real a uno u otro de los cuerpos que cambian la proximidad o la posición de uno respecto a otro; de manera que, decidiendo arbitrariamente que uno de ellos está en reposo o bien moviéndose a una velocidad y en una dirección determinadas, puede determinarse geométricamente qué movimiento o qué reposo hay que atribuir a los otros para que resulten los fenómenos de que se trate. Ahora bien, si en el movimiento no hay nada más que ese cambio recíproco, se sigue que en la naturaleza no hay nada que nos permita atribuir el movimiento a una cosa en vez de a otra. Y la consecuencia será que no existe el movimiento real. Por tanto, para poder decir que algo se mueve, es preciso no sólo que cambie de situación respecto a las otras cosas, sino también que haya en lo que se mueve una causa del cambio, esto es, una fuerza, una acción.

Leibniz. Observaciones críticas sobre la parte general de los principios cartesianos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje