irichc    irichc23@hotmail.com Fecha  14/02/2006 16:32 
Host: 199.red-62-57-2.user.auna.net    IP: 62.57.2.199    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Leibniz. La materia no es nada.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
ARISTO: ¿Pero no te parece que la suposición de la destrucción de la extensión, que entraña la del cuerpo, prueba que el cuerpo no consiste sino en la extensión?

FILARETO: Esto prueba solamente que la extensión entra en la esencia o la naturaleza del cuerpo, pero no que constituya toda su esencia. Un poco como en el caso de la magnitud, que entra en la esencia de la extensión, pero no basta para ella, dado que el número, el tiempo y el movimiento tienen también magnitud y, sin embargo, son diferentes de la extensión.

(...)

Insisto, por tanto, sobre lo que acabo de decir: que la extensión no es otra cosa que un abstracto, y que exige algo que sea extenso. Tiene necesidad de un sujeto, es algo relativo a ese sujeto, como la duración. Presupone incluso algo anterior en ese sujeto. Presupone alguna cualidad, algún atributo, alguna naturaleza de ese sujeto que se extienda, se expanda con el sujeto y se continúe.

(...)

De esta manera, la extensión, cuando es el atributo del espacio, es la difusión o la continuación de la situación o de la localidad, al igual que la extensión del cuerpo es la difusión de la antitipia [impenetrabilidad] o de la materialidad. Pues el lugar está tanto en el punto como en el espacio, y, en consecuencia, el lugar puede carecer de extensión o de difusión, pero la difusión en simple longitud produce una línea local dotada de extensión. Pasa lo mismo con la materia; esta se halla tanto en el punto como en el cuerpo, y su difusión en simple longitud produce una línea material. Las otras prolongaciones o difusiones en anchura y en profundidad forman la superficie y el sólido de los geómetras y, en una palabra, el espacio en el lugar y el cuerpo en la materia.

(...)

En fin, para ir más adelante, soy de la opinión de que no solamente la extensión, sino también el cuerpo mismo no podría ser concebido independientemente de otras cosas. Así, habría que decir o bien que los cuerpos no son substancias, o bien que el ser concebidas independientemente no conviene a todas las substancias, aun cuando ello convendría solamente a las substancias. Pues el cuerpo, al ser un todo, depende de otros cuerpos de los que está compuesto y que forman sus partes. Sólo las mónadas, es decir, las substancias simples o indivisibles, son verdaderamente independientes de toda cosa creada concreta.


Leibniz. Conversación de Filareto y Aristo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje