irichc     Fecha  18/02/2003 22:55 
Host: dom6-31.menta.net    IP: 212.78.157.31    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Leibniz. Si el mal es un principio independiente.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
152. M. Bayle pone en pugna a Meliso, filósofo griego, defensor de la unidad del principio (y quizá también de la unidad de sustancia), con Zoroastro, como primer autor del dualismo. Zoroastro confiesa que la hipótesis de Meliso es más conforme con el orden y con las razones a priori; pero niega que lo sea con la experiencia y con las razones a posteriori. "Yo os aventajo en la explicación de los fenómenos, que es lo que principalmente caracteriza un buen sistema." Pero, a mi parecer, no es una gran explicación de un fenómeno el asignarle un principio adrede: al mal un principium maleficum, al frío un principium frigidum; esto es muy fácil y muy cómodo. Es casi como si uno dijera que los peripatéticos aventajan a los nuevos matemáticos cuando explican los fenómenos de los astros, al darles inteligencias peculiares que los conducen, pues así es muy fácil concebir por qué los planetas marchan con tanta exactitud; en vez de que se necesita saber mucha geometría y meditar mucho para comprender cómo de la gravedad de los planetas que los lleva hacia el sol, unida a algún torbellino que los arrastre o a su propia impetuosidad, puede proceder el movimiento elíptico de Kepler que satisface perfectamente a las apariencias. Un hombre que sea incapaz de hallar gusto en las especulaciones profundas, aplaudirá desde luego a los peripatéticos, y considerará a nuestros matemáticos como unos visionarios. Algún otro galenista hará otro tanto con relación a las facultades de la escuela; admitirá en ella una quilifica, una quimifica y una sanguifica, y asignará una expresamente a cada operación; creerá haber hecho maravillas y se burlará de las que él llamará extravagancias de los modernos, que pretenden explicar mecánicamente lo que pasa en el cuerpo de un animal.

153. La explicación de la causa del mal por un principio, per principium maleficum, es de la misma naturaleza. El mal no tiene necesidad de ella, como no lo tienen el frío ni las tinieblas; no hay principium frigidum, ni principio de las tinieblas. El mal mismo sólo procede de la privación; lo positivo sólo entra en él por concomitancia, como lo activo entra por concomitancia en el frío. Vemos que el agua, al congelarse, es capaz de romper un cañón de fusil en que esté encerrada; y, sin embargo, el frío es cierta privación de fuerza, y sólo procede de la disminución de un movimiento que separa las partículas de los fluidos. Cuando este movimiento separatista se debilita en el agua por el frío, las partículas del aire comprimido, ocultas en el agua, se reúnen, y, haciéndose mayores, se hacen más capaces de obrar al exterior por su elasticidad. Porque la resistencia que las superficies de las partículas del aire encuentran en el agua, y que se opone al esfuerzo que estas partículas hacen para dilatarse, es mucho menor, y, por consiguiente, el efecto del aire es mayor en las grandes burbujas de aire que en las pequeñas, aun cuando estas pequeñas, unidas, formarían tanta masa como las grandes; porque las resistencias, es decir, las superficies, crecen como los cuadrados; y los esfuerzos, es decir, los contenidos, o la solidez de las esferas de aire comprimido, crecen como los cubos de los diámetros. Así que la privación envuelve la acción y la fuerza por accidente. Ya he demostrado antes cómo la privación basta para causar el error y la malicia; y cómo Dios es llevado a tolerarlos, sin que por eso haya en él malignidad. El mal procede de la privación; lo positivo y la acción nacen de él por accidente, como la fuerza nace del frío.

Leibniz. Ensayos de Teodicea.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (2)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje