irichc     Fecha  2/09/2003 04:33 
Host: nscbvia1.rs1.nuria.telefonica-data.net    IP: 213.0.176.13    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Leibniz. Sobre la belleza secreta del Universo.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
§ 214. Hay una especie de geometría que M. Jungius, de Hamburgo, uno de los hombres más excelentes de su tiempo, llamaba empírica. Esta geometría se sirve de experiencias demostrativas, y prueba muchas proposiciones de Euclides, particularmente las relativas a la igualdad de las dos figuras, dividiendo la una en partes y uniendo estas partes para formar la otra. De esta manera, dividiendo, como es debido, en partes los cuadrados de los dos catetos del triángulo rectángulo, y acomodando estas partes como es menester, se forma el cuadrado de la hipotenusa; lo cual es demostrar empíricamente la proposición 47 del 1. I de Euclides. Ahora bien, si suponemos que algunas de estas partes tomadas de los dos cuadrados menores se pierden, faltará algo al cuadrado mayor que debe formarse; y este compuesto defectuoso, lejos de agradar, presentará una fealdad chocante. Y si las partes que han quedado, y que componen el compuesto defectuoso, se las tomara sueltas, sin pensar en el cuadrado mayor que deben contribuir a formar, se las ordenaría de otra manera en relación las unas con las otras, para formar un compuesto pasadero. Pero desde el momento en que las partes extraviadas se encuentren, y que con ellas se llene el vacío del compuesto defectuoso, resultará una cosa bella y regular, que es el gran cuadrado entero; y este compuesto completo será mucho más bello que el compuesto pasadero, que se había hecho sólo con las piezas que no se habían perdido. El compuesto completo corresponde al universo todo y entero, y el compuesto defectuoso, que es una parte del compuesto completo, corresponde a aquella parte del universo, en que encontramos defectos que el autor de las cosas ha permitido; porque de otra manera, si hubiera querido reformar esta parte defectuosa y hacer un compuesto pasadero, el todo no hubiera sido tan bello; porque las partes del compuesto defectuoso, colocadas mejor para formar un compuesto pasadero, no hubieran podido ser empleadas para formar el compuesto total y perfecto.

Leibniz. Ensayos de Teodicea.

"No ha tres días que conocéis el mundo; no veis en él más allá de vuestras narices, y encontráis materia para censurar" (Leibniz, contra los impugnadores del universo o maniqueos).                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje