irichc     Fecha  16/12/2005 23:33 
Host: 103.red-62-57-188.user.auna.net    IP: 62.57.188.103    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Leibniz. Sobre la entropía, las estructuras orgánicas y las mecánicas.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Observamos un fenómeno análogo a esta fuerza vegetativa en un cuerpo tan fluido y tan falto de vida como la llama, la cual se nutre, se propaga y, cuando su alimento empieza a escasear, oscila en movimientos admirables a fin de preservarse. Y nada impediría a Dios otorgar órganos y sensación a otros cuerpos más estables que los nuestros, que se estimarían entonces como vivientes.

(...)

Y la analogía entre la llama y el animal no impide la comparación de la llama con un torbellino de polvo agitado por el aire, puesto que la naturaleza corporal por completo se constituye de tales torbellinos fluidos -sean grandes o pequeños-, de modo que la duración de los cuerpos nace de la cohesión producida por el movimiento conspirante de los cuerpos fluidos, cohesión tan poderosa que impide que se pueda separar a unos de otros sin experimentar resistencia.

(...)

Por otra parte, hemos reconocido una gran diferencia entre las máquinas y los agregados -o masas-, dado que las máquinas obtienen sus efectos y sus fines por la fuerza de su propia estructura, mientras que los fines y los efectos de los agregados nacen de una serie de concursos, es decir, del encuentro de varias máquinas.

(...)

La "respuesta" añade otro argumento: existe una proporción entre el cuerpo y el alma, ya que el alma está en el cuerpo; existe pues cuanto menos una sociedad entre el cuerpo y el alma, y esta sociedad exige una proporción. Sin disputar por ahora para saber si es cierto o no que el alma está en el cuerpo, y cómo está en él -si es como dentro de un lugar-, niego la deducción de la proporción a partir de una tal sociedad. La línea y la superficie están también en el cuerpo, y comparten en consecuencia una suerte de sociedad, pero no hay proporción alguna entre la línea y la superficie, ni entre la superficie y el cuerpo.

Leibniz. Dudas concernientes a la verdadera teoría médica de Stahl.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje