irichc     Fecha  14/02/2003 10:14 
Host: dom6-31.menta.net    IP: 212.78.157.31    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Marx. En torno a la cuestión del valor.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Valor constituido o valor sintético.

Si el valor relativo de una mercancía es determinado por la cantidad de trabajo requerido para producirla, de aquí se deduce naturalmente que el valor relativo del trabajo, el salario, es igualmente determinado por la cantidad de trabajo necesario para producir el salario. El salario, es decir el valor relativo o precio del trabajo, se determina pues por el tiempo de trabajo que hace falta a fin de producir todo lo necesario para el mantenimiento del obrero. "Disminúyanse los gastos de fabricación de los sombreros y su precio terminará por descender hasta su nuevo precio natural, aunque la demanda pueda doblarse, triplicarse y/o cuadriplicarse. Disminúyanse los gastos de mantenimiento de los hombres, disminuyendo el precio natural de la alimentación y el vestido que sirven para el sostenimiento de su vida, y se verá que los salarios terminan por bajar, a pesar de que la demanda de brazos haya podido crecer considerablemente" (Ricardo, David).

Desde luego, el lenguaje de Ricardo no puede ser más cínico. Poner en el mismo nivel los gastos de fabricación de sombreros y los gastos de sostenimiento del hombre, es transformar al hombre en sombrero. Pero no alborotemos mucho hablando de cinismo. El cinismo está en las cosas y no en las palabras que expresan tales cosas. Escritores franceses tales como Droz, Blanqui, Rossi y otros se dan la inocente satisfacción de demostrar su superioridad sobre los economistas ingleses tratando de guardar la etiqueta de un lenguaje "humanitario"; si reprochan a Ricardo y a su escuela su lenguaje cínico, es porque les resulta desagradable ver expuestas las relaciones económicas en toda su crudeza, ver descubiertos los misterios de la burguesía.

Resumamos: el trabajo, siendo él mismo mercancía, se mide como tal por el tiempo de trabajo necesario para producir el trabajo-mercancía. ¿Y qué es necesario para producir el trabajo-mercancía? Justamente el tiempo de trabajo que se invierte en la producción de los objetos indispensables para el mantenimiento incesante del trabajo, es decir, para dar al trabajador la posibilidad de vivir y de propagar su especie. El precio natural del trabajo no es más que el mínimo de salario. Si el precio corriente del salario se eleva por encima de su precio natural, es precisamente porque la ley del valor, planteada en principio por Proudhon, encuentra su contrapeso en las consecuencias de las variaciones que experimenta la relación entre la oferta y la demanda. Pero el mínimo de salario sigue siendo, no obstante, el centro en torno al cual gravitan los precios corrientes del salario.

* * *

El uso de los productos se determina por las condiciones sociales en que se encuentran los consumidores, y estas mismas condiciones se basan en el antagonismo de clases.

El algodón, las patatas y el aguardiente son artículos del uso más común. Las patatas han engendrado las paperas; el algodón ha desplazado en gran parte al lino y a la lana, a pesar de que el lino y la lana son, en muchos casos, más útiles, aunque sólo sea desde el punto de vista de la higiene; finalmente el aguardiente se ha impuesto a la cerveza y al vino, pese a que el aguardiente, empleado en calidad de producto alimenticio, esté considerado generalmente como un veneno. Durante todo un siglo, los gobiernos lucharon en vano contra este opio europeo; la economía prevaleció y dictó sus órdenes al consumo.

¿Por qué, pues, el algodón, las patatas y el aguardiente son el eje de la sociedad burguesa? Porque su producción requiere la menor cantidad de trabajo y, por consiguiente, tienen el más bajo precio. ¿Por qué el mínimo de precio determina el máximo de consumo? ¿Será tal vez a causa de la utilidad absoluta de esos artículos, de su utilidad intrínseca, de su utilidad en cuanto corresponden de manera más útil a las necesidades del obrero como hombre, y no del hombre como obrero? No, se debe a que en una sociedad basada en la miseria, los productos más miserables tienen la prerrogativa fatal de servir para el uso del número mayor.

Marx. Miseria de la filosofía.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (1)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje