irichc     Fecha  17/06/2003 15:51 
Host: dom12-113.menta.net    IP: 62.57.115.113    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder San Agustín. La igualdad en la prolación, contra arrianos.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Sobre los verdaderos hijos de los animales

En sexto lugar, a fin de manifestarte que el Hijo es de la misma naturaleza que el Padre, objeté contra vuestro absurdo error, recurriendo también al parto de los animales, para así acusar a vuestro espíritu, ya que negáis que Dios Hijo sea de la misma naturaleza que el Padre, aunque no neguéis que sea verdadero Hijo. Como el mismo Dios concedió a los animales que pudieran engendrar seres iguales a ellos, por eso llamé hijo no sólo al hombre nacido de otro hombre, sino también al perro engendrado por otro perro. Esto no lo afirmé por equiparación a la generación divina, sino para confusión de los que rebajan al Hijo de Dios. Estos, viendo que las naturalezas corruptibles y mortales tienen la unidad de naturaleza con sus padres, sin embargo no quieren admitir que el Hijo tiene en común con el Padre la misma naturaleza, pues es inseparable del Padre, e incorruptible y eterno con el Padre.

Por eso, también dije que, según vuestro sentir, la condición humana era mejor, pues puede crecer, y creciendo, los hijos pueden llegar a la perfección de sus padres. Pero el Hijo de Dios, conforme decís y enseñáis, es engendrado menor que el Padre y así permanecerá, de modo que no le es posible llegar a la forma del Padre, no le es posible crecer. A lo dicho, para que se vea el inmenso peso de la verdad que te oprime, no pudiste responder absolutamente nada, sino que como aquel que anhela el aliento por carecer de él, juzgaste que yo debía ser amonestado, diciendo que tan baja comparación, esto es, la del hijo de un hombre y la de un perro, no debía ser aplicada a tan excelsa inmensidad.

¿A esto se llama responder o, mejor, manifestar la carencia de respuesta? Como si yo hubiera propuesto estos ejemplos de las naturalezas terrenas, para igualar la corrupción a la incorrupción, la mortalidad a la inmortalidad, lo visible a lo invisible, lo temporal a lo eterno; y no, principalmente, para que vosotros, que erráis en las cosas grandes y sublimes, os convenzáis por medio de las cosas pequeñas e ínfimas, pues no os parece bien que el Creador sumamente bueno concediera también a las criaturas últimas y despreciables, que distan abismalmente de lo que él es, el poder engendrar lo que ellas son.

Ni os fijáis en la infamia que sostenéis, pues como los hombres y los perros y otros seres parecidos tengan verdaderos hijos, a los que ellos, engendrando, la verdad ha creado, no admitís que el verdadero Hijo de Dios sea la misma verdad. Porque si, obligados por la Sagrada Escritura, concedéis que sea verdadero Hijo, os rogamos que no permitáis que sea un degenerado. ¿Cómo sería un degenerado? Escuchen los católicos de qué tienen que avergonzarse los herejes. Al hijo de un hombre robusto, si carece de fortaleza, se le llama degenerado, y, sin embargo, es hombre, lo mismo que su padre; y aunque tenga un modo de vida desemejante a su padre, no tiene una sustancia distinta de él. Pero vosotros queréis que el Hijo Unigénito de Dios sea de tal modo un degenerado, que le negáis la misma sustancia de su Padre. Alardeáis de que nació menor y permanece menor; no le concedéis edad alguna para que pueda crecer, no le dais la misma forma por la que pueda ser igual al Padre. Quitáis tanto de su naturaleza que me admiro con qué cara podéis llamarle verdadero Hijo, a no ser que penséis, conforme a vuestro miserabilísimo error, que sólo se puede llegar a la gloria del único Padre por la afrenta del único Hijo.

San Agustín. Réplica a Maximino.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje