irichc     Fecha  28/04/2003 22:48 
Host: dom13-192.menta.net    IP: 62.57.116.192    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Sexto Empírico. Refutación escéptica del fundamento aritmético de la teología especulativa.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Pues bien, modelando el concepto de "uno" con un espíritu bastante pitagórico dice Platón que "el Uno es aquello sin lo cual nada es llamado uno" o bien "aquello por cuya participación se habla de uno y de muchos". Pues la planta, pongamos por caso, y el animal y la piedra son designados como "uno", pero no son "uno" en razón de sí mismos sino que se conciben como "uno" por participación del Uno, sin ser ninguno de ellos el Uno. Pues ni la planta ni el animal ni la piedra ni ninguna otra cosa numerable es realmente Uno. Y es que si una planta o animal es el Uno, lógicamente aquello que no es planta o animal no podrá ser llamado "uno"; sin embargo se designa como "uno" al animal, a la planta y a innumerables otros seres; por tanto ninguno de los seres numerables es el Uno, sino aquello con cuya participación surge el "uno" y el "muchos": el uno por sí mismo y el muchos por agregación de los particulares. A su vez, esta pluralidad no se identifica con ninguna de las cosas múltiples, por ejemplo plantas, animales o piedras; pues dichas cosas múltiples son designadas como "muchos" por participación con aquella pluralidad, pero ésta en cuanto tal no está dentro de ellas.

Tal es pues la concepción ideal del Uno para Platón; veamos qué tenemos que decir nosotros en relación con ello. O bien la idea del Uno es algo diferente de los particulares numerables, o bien se concibe junto con aquellos que participan de ella. Ahora bien, dicha idea no subsiste por sí misma, pues está claro que aparte de los particulares numerables ningún Uno se concibe como existente. Queda pues que se conciba dentro de aquellos que participan de él, lo cual es a su vez absurdo. Pues si el tronco numerable es uno por participación de la unidad, a lo que no sea un tronco no se le llamará "uno"; pero es que sí se le llama así, como ha quedado demostrado más arriba; por tanto no existe la Unidad por cuya participación se llame unidad a cada uno de los particulares numerables. Además, aquello de lo que muchos participan es múltiple y no Uno; pero es que los seres numerables son muchos e incluso infinitos; por tanto cada uno de los seres numerables no es uno por participación de la Unidad. Así pues, tal como el hombre genérico, que algunos conciben como "animal mortal racional", no es Sócrates ni Platón -pues si así fuera ningún otro sería llamado "hombre"- y ese hombre genérico no puede subsistir ni por sí mismo ni en compañía de Sócrates y de Platón -pues en este último caso se le vería como un hombre particular-, del mismo modo el Uno, al no poder ser concebido como subsistente ni junto con los particulares numerables ni por sí mismo, sencillamente es inconcebible.

Sexto Empírico. Contra los profesores, Libro IV.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje