Erda     Fecha  21/07/2002 11:50 
Host: 62.117.128.89    IP: 62.117.128.89    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder La cabra y el primo de Zumosol   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Lo cierto es que, si bien jamás, y creo que por muy largo y absoluto que sea el vocablo, en estos menesteres massmediáticos es rigurosamente aplicable, jamás sabremos realmente qué se oculta tras el trasfondo de semejante -sí!!!!- esperpento, al menos sí podemos opinar de lo que nos han contado y de cómo nos lo han contado.

Y va por delante mi agradecimiento a los minuticos de risa y carcajada que, entre lenteja y lenteja, me ha proporcionado este asunto (por supuesto, después de la invasión española y expulsión del grueso de las tropas marroquíes de semejante punto rocoso de vital importancia estratégica para la defensa de nuestro País). Por cierto que, todavía no he visto el sentido homenaje a la abuela cuyas cabras pastaban plácidamente el perejil del islote... quizá sea porque realmente hay ahí un aspecto que se nos escapa de la intrincada política internacional? ha investigado alguien a la dueña de las cabras? tiene algo que ver esas cabras con las de la Legión Española? sabe algo la CIA de ella que no sepamos nosotros? Ay, cuánto interrogante abierto!

En fin, una vez convencida de que no me estaban tomando el pelo con una nueva versión legionaria del anuncio del primo musculado y hormonado de Zumosol, y recuperada a base de sanas carcajadas del asombro y la estupefacción -como siga mezclando comidas con telediarios, aquello de la estupefacción se me va a convertir en algo literal- eché mano del baúl con goteras que es mi memoria y saqué al pairo una reseña periodística que en su momento leí milagrosamente, toda vez que ocupaba no más que un octavo de columna, y que hablaba de ciertos convenios firmados entre el país marroquí y no recuerdo bien qué multinacional explotadora de petróleo, yanqui para más señas. Recordé la reseña porque poco después de aquello fue cuando aquél inexplicable e inexplicado conflicto diplomático de hace ya muchos meses, y que empezó a hacer estragos en las visas del cuerpo diplomático.

Ahora volví a recordarlo y, de pura coña, mi esposo y yo cruzamos dos comentarios, entre risa y risa:
- Jajajajaja. Cucha, pues el Juan Sebastián Elcano iba para allá, lo mismo la regata esa era una tapadera de una operasión espesial de rescate de peñones, jajajajajajajaja.
- jajajaja. No, si ahora hasta llamarán a los USA para que medien en el conflicto, jajajajajajajaja.
...
- Oye, cariño: tu también leíste la reseña esa, verdad? No lo he soñado, verdad?

Bueno, no haré más comentarios, porque las lágrimas se me saltaban en el ESPECIAL GUERRA PEREJIL, ante aquella imagen sobreimpresionada en la que relataban, con dibujitos de hombrecillos verdes, así a la derecha, el número de tropas españolas que habían acudido al rescate del perejil, y de fragatas, y de cuerpos especiales, y de helicósteros, y de efesnosécuántos... y como a la izquierda, una flechica indicaba un puntiiiiiico diminuto, que era donde pastaban las cabras. Impagable. Lo sacarán dentro de unos meses en esos programas remix de escenas cachondas que se ven por la tele.

Este espantajo de noticia no viene más que a confirmarme que en realidad, no nos enteramos de nada, ni nos enteraremos. Estoy harta de comer tomates marroquíes que me parecen insulsos, pero las grandes superficies no compran los dulces tomates del terruño porque son más caros y duran menos. También estoy harta de ver pescado marroquí en esas mismas grandes superficies, pero afortunadamente, todavía podemos comprar en las lonjas de por aquí la gambica y el pescaico que se trae la reducida -participio pasivo y no adjetivo- flota pesquera de la zona.

Quizá los tomates y la quisquilla y la merluza tengan más importancia que el perejil, pero eso, amigos, no nos lo van a contar.

Por fortuna, en las raíces del fresno no se bebe Cola-Cola ni se escuchan los topmusicales, ni se consume mucho cine grandilocuente y vacuo. Todo sea que vea un día aparecer por aquí a la Septima Flota, porque resulta que se han enterado de que no votamos para tomar nuestras decisiones, y el mercado del fresno está de capa caída...

No sé, de verdad que no sé.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (18)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje