laiaka8    laika8arwa@hotmail.com Fecha  3/08/2002 23:33 
Host: 213-97-170-162.uc.nombres.ttd.es    IP: 213.97.170.162    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Re: Puntualizaciones y romanticismo   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
No, no sigas Antonio...
Ni mucho menos querría yo justificar las razones políticas, estratégicas o como las queramos llamar que tiene Marruecos para actuar como lo hace. Es algo que se me escapa de las manos y me podría llevar a un absurdo tal como sería justificar a un régimen en muchos sentidos dictatorial.

Si acaso, pretendía reflexionar sobre nuestras actitudes y comportamientos.
Y quería hablar desde la derrota personal, no desde la suficiencia del moralista. Tal vez ahí no lo he planteado bien en mi primera intervención.
Porque me reconozco como racista, xenófoba, portadora de estereotipos y muchas más cosas. Y no es algo que venga de una reflexión filosófica.. es algo que me demuestra la práctica y sobre lo que intento reflexionar.

Me reconozco en el pavor que sintió un día un familiar mío cuando se sentó un “moro” a su lado... pavor que le paralizó hasta el punto de no poderse bajar en su parada.. una chavala sin experiencias personales propias o ajenas directas que pudieran hacer explicable esa reacción. Los estereotipos son mensajes que interiorizamos, e inconscientemente, portamos y transmitimos, hasta que un día, en una situación crítica, sin saber de dónde vienen.. exteriorizamos.

Me intento entender, cuando después de haber visto desde el tren un núcleo chabolista ardiendo y haber sentido una sincera alarma, al día siguiente, me sorprendo, al llegar ese mismo tren a la estación cercana al núcleo, observando un nutrido grupo de rumanos –madres, hijos y compañeros- deseando que mi vagón pase de largo y “les toque a otros soportarlos”. Y más me observo cuando mis perspectivas no se cumplen... y esperando ya lo peor (malos olores, gritos... incomodidad) al ir ocupando el grupo el vagón -semivacío de españoles por las vacaciones.. pero que “llenamos” al completo, cada uno separado del resto al máximo-, de repente noto que algo falla.. que los 3 asientos contiguos al mío siguen tan vacantes como antes...que no hay gritos.. que no hay olores... ¿dónde están? Intentan “pasar desapercibidos”... se han situado en la zona de las puertas del vagón, algunos sentados en los asientos reclinables pero muchos ellos de pie, incluidos niños fuertemente sujetos por sus padres.. no hay sino un ligero rumor de las mujeres y hombres cuchicheándose entre ellos sus planes, sus impresiones, su vida.
Es una negación de la realidad.. un no querer ver, sentir, lo que está pasando a nuestro alrededor.. desde la ventana del tren sale la laika bienintencionada, bienpensada.. desde la cotidianidad del hecho sale la laika más deshumanizada, la que más terror me produce. La que se alegra de seguir su viaje cómoda y aislada. La que tiene imágenes preconcebidas y que no se molesta en desmitificar.

A veces pienso que no he aprendido nada... cuando niña... tenía entre mis amigos más entrañables los hijos de una familia excluida por el resto del barrio (prostituta la madre, delincuente el padre... y 11 hijos a cada cual más famélico e inteligente).. yo no era consciente de su exclusión hasta que el resto de mi pandilla, por presiones paternas, me vinieron a decir que o los dejaba o me dejaban ellos a mi.. a esas edades, por supuesto, no tenía criterio para decidir por unos u otros... sólo una pregunta de mi madre sobre si tenía algún motivo personal para excluirlos también.. obviamente no lo tenía.. y seguí jugando con ellos hasta que la presión social consiguió expulsarlos del barrio. Sobra decir lo buena gente que era aquella familia y cómo terminaron algunos de mis compañeros de juego de entonces. Hoy reflexiono sobre la victoria del barrio en su mudanza y la derrota interior de todos... en aquellos hechos pasados.. más sorprendente quizás a ojos externos, siendo un barrio obrero, muy politizado y guerrero y reivindicador al máximo.
No lo digo yo, pero mi experiencia me lo confirma.. la exclusión, el racismo y demás no entienden de clases sociales.. es un fenómeno transversal, de otra naturaleza, que tiene que ver con la construcción de la identidad.

Los españoles en las encuestas afirmamos “no ser racistas”, rechazamos partidos con ideologías racistas.. afirmamos que no nos importaría tener como vecinos, compañeros de clase de nuestros hijos o de trabajo nuestros a inmigrantes... hasta creemos que la inmigración es positiva y necesaria para los países desarrollados..al menos... aun, en el plano de las ideas.. mantenemos, por lo general.. un discurso antirracista.. y externamente intentamos evitar comportamientos de rechazo explícitos.

Como bien dices Antonio... hay que intentar mantener ese espíritu.. y evitar que una realidad conflictiva que se nos está viniendo encima se convierta en un rechazo explícito de amplias capas de nuestra sociedad que aun mantenemos esos ideales interiorizados.
El caso del islote Perejil es una lucha interna, de cada uno de nosotros, entre los estereotipos (algunos de ellos antiquísimos), con los ideales más actuales y en los que recién nos hemos socializado que los mantienen a raya.. en un contexto social cada vez más conflictivo.
Por eso intento separar inmigración de la política de Marruecos, porque de siempre, a pesar nuestro, los marroquíes salen como los peor valorados en las encuestas y más después del conflicto, porque en la última encuesta hemos pedido al Gobierno que haga políticas de inmigración diferenciando nacionalidades, y a la que menos oportunidades hemos dado es a la marroquí (la encuesta está en www.cis.es, es el último barómetro).

Habéis observao alguna vez de cerca una relación entre marroquí y española? Desde el rechazo frontal y explícito hasta la negación absoluta de su nacionalidad y su especificidad, sin puntos intermedios. Jeje.. dos veces me he sentido objeto de atención por mi pareja.. con un hombre negro.. por tener la osadía de pasear cogida de la mano.. una reacción en la mayoría de los casos de curiosidad innata... y con un árabe en un bar.. de rechazo claro hacia él y, de paso, de protesta hacia mi por obligarles a aceptar esa presencia no deseada. Después he observao, con otra chavala de mi familia la reacción contraria... el querer resaltar por parte de los padres la integración en nuestra sociedad, la “europeización” del árabe como mecanismo de autodefensa ante un rechazo innato que no se quiere admitir y que tampoco se desea que exteriorice el resto de familiares.

Tal vez mi alarma y mi intervención en el debate viene de saberme hoy como el barrio que rechazó a aquella familia de mi infancia.. y toi muy desmoralizada.

En cualquier caso, sí que creo que abuso del foro y de vuestra amistad al expresar en él mis luchas internas. Espero que tanto pi-lunazul que centra el debate en temas políticos, como Erda que le sigue poniendo además una guindilla de humor necesaria, como tú que te centras en una realidad social que es necesario no ignorar y debatir.. me sepáis perdonar esta reflexión personal.

No sé si he sido muy coherente y si he conseguido transmitirte alguna idea sobre los estereotipos hacia los marroquíes Antonio... sí te recomiendo, si te interesa mucho el tema, que leas algo de Tomás Calvo Buezas, creo, de los más avanzaos en esos temas.
En esta página tienes un buen análisis:
http://www.ucm.es/info/dptoants/ateneo/gabrielle_leflaive__groussaud.htm

Una visión muy crítica.. muy descarnada la tienes aquí:
http://www.webislam.com/El 20gesto 20de 20Juan 20Goytisolo.htm

Un saludin a todos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (1)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje